Amalajer. Asociación Malagueña de Jugadores de Azar en Rehabilitación

logo_obra_social_la_caixa

Un vecino alertó de la situación y los agentes comprobaron con las cámaras de seguridad del establecimiento que los progenitores llevaban al menos 24 minutos en el interior

fuente:diariosur.es

Media tarde del pasado sábado. Un vecino de Torre del Mar comprueba que en el interior de un coche aparcado hay tres menores, aparentemente solos, en la calle Cipriano Maldonado. Llama rápidamente a la Policía Local, que no tarda en desplazar a una patrulla. El denunciante les dice que no es la primera vez que ve a estos menores en esta misma situación, que cree que los padres están dentro de un salón de juegos cercano, desde hace al menos una hora y que por eso se ha decidido a llamar.

Los agentes comprueban que efectivamente los menores están solos, aunque en aparente buen estado de salud. A los pocos minutos salen del local los dos progenitores, de 33 años él y 32 ella, que manifiestan que «habían entrado un instante al baño del salón de juegos». Sin embargo, cuando los agentes les advierten de que lo comprobarían con las cámaras de seguridad, cambian de versión y dicen que ella había entrado «un instante porque se encontraba con el periodo» y que él sí «llevaba una hora jugando en el interior».

Sin embargo, las cámaras de seguridad del local los desmintieron a ambos. Según ha podido confirmar este periódico, los padres accedieron al establecimiento a las 18.18 horas, siendo las 18.42 horas cuando los agentes se personaron en el lugar, por lo que llevaban al menos 24 minutos en el interior.

El dueño del salón de juegos aseguró a los agentes de la Policía Local que la pareja eran «clientes habituales» y que «no era la primera vez» que entraban al salón de juegos dejando a sus hijos, de cuatro meses, uno y tres años de edad, solos en el interior del coche aparcado cerca. «La han realizado en numerosas ocasiones en diferentes días», les dijo el dueño del salón de juegos a los dos policías locales que actuaron.

Mientras los agentes se entrevistaban con el responsable del local, los padres volvieron a acceder al interior, ella al baño y él a seguir con una partida en la ruleta rusa, «mostrando una actitud despreocupada ante la situación», según las fuentes consultadas. La Policía Local trasladó las diligencias instruidas, con las imágenes de las cámaras de seguridad, a la Policía Nacional. Los menores se encontraban bien de salud y no precisaron asistencia médica.

Por su parte, la Policía Nacional ha abierto ahora una investigación para determinar si lo ocurrido el pasado sábado había sucedido ya con anterioridad, tal y como advirtieron los testigos. Por el momento, los padres, que están identificados, no han sido detenidos y mantienen la guarda y custodia de los pequeños.