Amalajer

logo_obra_social_la_caixa
Tratamiento de jugador patológico y familiar PDF Imprimir Correo electrónico
  • Juego Patológico

  • Innovación

  • Objetivos

  • Factores Externos

  • Evaluación de Resultados

El juego patológico está reconocido como enfermedad tanto por la Organización Mundial de la Salud (CIE-10), como por la Asociación Psiquiátrica Americana en su Manual Diagnóstico y Estadístico de los Trastornos Mentales en su cuarta edición DSM-IV.

Según el II Estudio sobre la Prevalencia de los/as Jugadores/as de Azar en Andalucía (FAJER y Consejería de Asuntos Sociales. Comisionado para las Drogodependencias, 2002), el resultado de Andalucía de jugadores en progresión adictiva es el 4,2% y el 1,7% de jugadores dependiente. Siendo en Málaga el 4,8% de jugadores en progresión adictiva y del 1,6% de jugadores dependientes, con estas cifras, se supera la media Andaluza.

Datos significativos son también los arrojados en el estudio: Los Andaluces ante las Drogas y el Juego 2002 (Consejería de Asuntos Sociales de La Junta de Andalucía): 12.000 jóvenes andaluces (14 y 18 años) hacen un uso habitual de las máquinas tragaperras. La edad de inicio en el uso de máquinas tragaperras está por debajo de los 14 años en un 15,4 %; y entre los 15 y 18 años, un 31,8%. Es decir, un 47,2 % de los/as jóvenes se han iniciado en el uso de las máquinas tragaperras siendo menores de edad.

La Asociación Malagueña de Jugadores de Azar en Rehabilitación desde su creación el Septiembre de 1989 atiende a personas afectadas por la adicción a los juegos de azar. Además debido a la demanda existente de personas que presentan otro tipo de adicciones no tóxicas (compras compulsivas, adicción a Internet o a videojuegos, adicción a teléfonos móviles o 806, etc) y a la escasez de recursos sociales para afrontarlas, desde los últimos 4 años también se presta tratamiento a personas que presentan estas problemáticas.

El tratamiento que se lleva a cabo en AMALAJER está basado en el sistema de autoayuda y ayuda mutua y complementado con el apoyo de profesionales del campo de la psicología y del trabajo social, que da respuesta a las necesidades detectadas en nuestros y nuestras usuarios y usuarias.

El punto de partida en cuanto a determinar qué sujetos son susceptibles de necesitar el tratamiento proporcionado por AMALAJER es la asistencia libre y voluntaria de los interesados en recibir tratamiento, que expongan su problemática personal en cuanto al grado de afectación y dependencia al juego de azar que ellos consideren tener.

En ese momento se le realizará el test Diagnostico y Frecuencia de Juego de FAJER para confirmar que es real la patología de juego.

El programa va destinado a dos colectivos bien diferenciados, siendo la primera el jugador patológico y jugadora patológica, y sus familiares. La intervención tanto grupal como individual se hace muy necesaria en todos estos individuos.

El jugador patológico y la jugadora patológica, experimentan pérdida de control en el juego, afectándose todas las áreas vitales de las que dispone el individuo (personal, socio-afectiva, laboral, familiar, legal….). Por lo tanto, se hace necesaria la atención al jugador y a la jugadora en todos los niveles, siendo las terapias de grupo y la intervención individual psicológica y social imprescindible para su recuperación y rehabilitación.

En numerosas ocasiones el tratamiento va dirigido al familiar del jugador patológico y jugadora patológica, aún sin que éstos estén presentes. Siendo estos últimos familiares de toda índole afectiva (padres y madres, esposos y esposas, novias y novios, hermanos y hermanas, etc.), siempre y cuando convivan o estén relacionados muy directamente con el jugador patológico y la jugadora.

La familia no sólo juega un papel importante en el tratamiento, sino que es parte directamente implicada consiguiendo en la mayoría de los casos aumentar el éxito terapéutico y se facilita el restablecimiento de la unidad familiar.

Aspectos innovadores de este Programa son:

  • Destacamos que cada vez más los profesionales se están formando y especializando en la temática de otras adicciones no tóxicas, tales como: Compras Compulsivas, adicción a Internet, adicción a teléfonos móviles, videojuegos, etc.; debido al aumento de la demanda por parte de la población en estas adicciones.

  • En el año 2007 pudimos comprobar que son cada vez mas jóvenes lo que nos demandan tratamiento y contamos con la asistencia de un número reducido de menores que le dimos tratamiento psicológico y social individualmente debido a la imposibilidad de poder asistir a un grupo de terapia por su minoría de edad.

  • En el año 2007 hemos podido también comprobar que hay mayor número de padres y madres que solicitan información sobre la adicción a los videojuegos, los cuales también han recibido tratamiento individual con los psicólogos y la trabajadora social y asisten a una terapia de padres que tenemos en la asociación.

El programa pretende atender al Jugador y Jugadora Patológico y familiares, interviniendo en problemas directamente relacionados tales como:

 

Se considera que una persona es jugador patológico o jugadora patológica, cuando su juego le ha llevado a tener problemas en el ámbito personal, profesional, emocional y social; de forma que piensa, vive y actúa en función del juego. Organizando su vida entorno al mismo, dejando a un lado cualquier otro tipo de actividad. Se convierte por lo tanto en un esclavo de juego.

Normalmente un jugador o jugadora no puede dejar de jugar sin recibir ayuda, por mucha fuerza de voluntad que tenga. Es frecuente que el jugador patológico o jugadora patológica tenga una personalidad inmadura, miedos, sentimientos de inferioridad y falta de responsabilidad.

Como una de las características de la persona que es adicta al juego es la impulsividad, la intervención consistirá en una reestructuración de la personalidad, que le permita afrontar situaciones difíciles, tolerar la frustración y aprender a fijarse límites.

Además debe intervenirse en el entorno familiar o social, para beneficio del jugador o jugadora y de los propios familiares.

La intervención con el jugador patológico y jugadora patológica va a ir encaminada a reestructurar todas las áreas afectadas en el individuo debido a su conducta de juego. Para ello, toda la actuación va dirigida a la rehabilitación integral del jugador patológico o jugadora patológica.

Para ello, existen algunos requisitos básicos para el adicto o adicta al juego, la asistencia continuada y obligatoria a los grupos de autoayuda y a los profesionales, y por último, la intencionalidad o grado de participación voluntaria que manifiesten para salir de su problema.

El área de intervención en el que se incluye el presente Programa, dentro del II PASDA, es la de Atención Socio-Sanitaria (Atención a personas afectadas por el Juego Patológico). Una de las líneas generales del II PASDA establece que “se hace necesario ofrecer respuestas acordes a las necesidades actuales, para ello se pretende ofertar la atención a todas las adicciones, tanto de las sustancias legales como las ilegales e incluida la adicción al juego, y adaptar los tratamientos a las necesidades individuales”.

La vinculación existente entre las prioridades del II PASDA y este Programa se materializan a través de los objetivos en él descritos. El objetivo general de este Programa es el de “Ofertar atención a las personas afectadas por las adicciones no tóxicas y a su entorno familiar con el fin de posibilitar su rehabilitación integral”. Las necesidades individuales de los beneficiarios del Programa se atienden a través del desarrollo de los objetivos específicos entre los que se encuentran posibilitar atención psicológica y social a los usuarios de la Asociación.

Tal y como el propio sistema de autoayuda y ayuda mutua define, los propios beneficiarios participan en la elaboración, diseño y puesta en práctica de su proceso de rehabilitación integral. Los mecanismos de participación a usar serán la retroalimentación mediante el uso de cuestionario anónimo y sugerencias, así como el intercambio de impresiones entre los y las usuarios y usuarias y el equipo terapéutico.

OBJETIVO GENERALES:

  1. Conseguir la Abstinencia Continuada a los juegos de azar, o uso controlado en el caso de las nuevas tecnologías (Teléfono e Internet) y compras.

Resultado: Conseguir en un 80 % la Abstinencia Continuada a los juegos de azar, o uso controlado en el caso de las nuevas tecnologías (Teléfono e Internet) y compras.

  1. Dar atención a las personas afectadas por el juego patológico y otras adicciones no toxicas y a su entorno familiar mas próximo, con el fin de facilitar su rehabilitación integral.

Resultado: Conseguir en un 100 % Dar atención a las personas afectadas por el juego patológico y otras adicciones no toxicas y a su entorno familiar mas próximo, con el fin de facilitar su rehabilitación integral.

OBJETIVO ESPECIFICO:

  1. Proporcionar apoyo psicológico y social tanto a los jugadores como al familiar que le acompaña en aquellos casos que sea necesario.

Resultado: Mantener consultas de atención psicológica y social al menos con el 80% de los usuarios y usuarias que se considere oportuno de poner en tratamiento.

  1. Promover la adquisición de estrategias y habilidades necesarias para afrontar adecuadamente situaciones de riesgo, aversivas, modificando aquellos comportamientos que puedan entenderse como problemáticos, mediante un conocimiento de Habilidades Sociales y Autoestima.

Resultado: Conseguir una mejoría significativa en Habilidades Sociales y Autoestima en al menos el 80% de los usuarios y usuarias que se decida oportuno de poner en tratamiento.

  1. Poner a disposición de los beneficiarios terapias grupales que fomenten la autoayuda y la ayuda mutua.

Resultado: Se mantendrán en funcionamiento al menos 13 grupos de terapia de autoayuda y ayuda mutua en el año 2008.

Los principales factores externos son:

  • Realizar una coordinación interinstitucional con los Servicios Sociales Comunitarios y Servicios Sanitarios ya que es una de las puertas de entrada de este colectivo.
  • Fomento del personal voluntario.
  • Formación del personal voluntario como monitores de autoayuda y ayuda mutua.
  • Financiación del presupuesto por parte de la Consejería de Igualdad y Bienestar Social.

La estancia por parte del jugador patológico y jugadora patológica en Amalajer se justifica en base a unos objetivos que se quieren conseguir. Estos objetivos vienen fundamentados en base a las carencias en muy diversos ámbitos que traen asociadas los jugadores y jugadoras. Por tanto, esas carencias a modificar van a ser el punto de partida del tratamiento, lo cual pasamos a especificar en una serie de puntos. Hay que tener en cuenta que el tratamiento de la persona afectada por el juego patológico, a pesar de ser relativamente uniforme, sí que se subdivide en 3 niveles, en los cuales se siguen objetivos diferentes. Esto es absolutamente lógico, ya que el jugador o jugadora no está en las mismas condiciones cuando comienza el tratamiento que cuando lleva un tiempo razonable en tratamiento.

Por tanto, nuestros indicadores de evaluación de resultados van a ser la consecución o no de los siguientes objetivos:

1er nivel:

1) Supresión de la conducta de juego y de los pensamientos invasivos y recurrentes referentes al mismo.

2) Correcta realización del control estimular: Pérdida de contacto absoluta de la economía personal y familiar, evitación de lugares y situaciones de riesgo, evitación de amistades y compañías potencialmente peligrosas, no consumir sustancias distorsionantes de la realidad (alcohol u otro tipo de drogas); y adaptación a este control estimular.

3) Disminución de la impulsividad y de la agresividad.

4) Desculpabilización y reestructuración cognitiva, además de toma de conciencia de la enfermedad y de sus características.

5) Pensamiento focalizado en el presente (programa de 24 horas)

6) Conocimiento y puesta en práctica de técnicas de relajación para disminuir ansiedad (técnicas de relajación de Shultz, Jacobson....)

7) Supresión o disminución de sintomatología ansiosa y/o depresiva.

8) Conocimiento de los integrantes y del funcionamiento del grupo, así como de estrategias para evitar la conducta de juego y su puesta en práctica.

 

2º nivel:

En segundo nivel se siguen trabajando los mismos objetivos que en primer nivel, pero se añaden otros, como son:

1) Mejora de la autoestima y de la percepción de autoeficacia.

2) Cambio de actitudes negativas por otras más positivas: Empatía, tolerancia, reflexividad, escucha…..

3) Incremento de habilidades sociales.

4) Potenciación de las habilidades de afrontamiento de problemas y de resolución de conflictos, así como de toma de decisiones.

5) Desarrollo de la empatía e incremento de la tolerancia hacia los demás.

6) Incremento de la conducta reflexiva.

7) Desarrollo de correctas habilidades comunicativas.



3er nivel:

Estamos ya en la parte final del tratamiento, en la que se pretende normalizar la vida del jugador y de la jugadora. Es una fase en la que por tanto debe trabajar otras habilidades preparatorias para su correcto desenvolvimiento en el medio social. Estas habilidades son:

1) Desarrollo de correctas habilidades comunicativas (escucha, capacidad de análisis y expresión de ideas) verbales y no verbales.

2) Toma de decisiones en conjunto con la pareja, y planificación del futuro en conjunto.

3) Puesta en práctica de habilidades sociales y de afrontamiento de problemas.

4) Resolución de la economía y normalización de ésta

5) Adquisición y/o implementación del rol de padre/madre, marido/esposa, hijo/hija.

6) Estructuración del tiempo libre y de actividades de ocio sanas y reforzantes.

7) Descenso de la propensión al aburrimiento.

8) Correcta conducta de dilación (constancia en actividades que comienza y lleva a término).

Debemos recordar que los límites de los 3 niveles de tratamiento son flexibles y comparten en muchos casos puntos a trabajar, pero evidentemente se hace mayor hincapié en ciertos aspectos en unos niveles que en otros.

 
Ahora estás en  : Inicio Areas de Trabajo Tratamiento de jugador patológico y familiar
Instituciones de apoyo a AMALAJER